El retrovisor

“Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.
Cuando el pasado te toca la espalda, aunque sea una única vez, mira hacia atrás para ver lo lejos que has llegado. La vida se comprende mirando hacia atrás pero se vive mirando hacia adelante. Una mirada a través del retrovisor.
Un día más, cuando las estrellas aún forman el lienzo de la noche y te abraza el gélido manto del madrugar, un niño de apenas cuatro años se ayudaba de una caja vacía de cervezas San Miguel...